¿Por qué las dietas no funcionan?

Comparto esta información tomada de un artículo de internet

El arte de comer sano, manejar tu control de peso, quemar grasa, etc. No depende únicamente de las calorías que ingerimos diariamente, depende de un universo de circunstancias y de acciones.

A la hora de querer perder peso, pensamos en dos cosas; las calorías que comemos y los gramos de mas o de menos que indica la báscula. Pero qué pasa si hablamos que el café desde el punto vista calórico no engorda, pero desde el punto de vista hormonal puede ser un desastre para nuestro intento de perder peso?

Qué pasa cuando sabemos que una rebanada de pan blanco puede ser más perjudicial para la quema de grasa que una cucharada de azúcar de mesa?

Qué pasa si les cuento que hay tipos de metabolismo, uno que necesitas mas proteínas para estar mas saludable, perder peso, etc.

La industria del control de peso es una industria multibillonaria, y nos han acostumbrado a fijarnos ya sea en el control de calorías o en productos milagro o light para lograr tener el cuerpo escultural de una modelo de revista, cuya fotografía ha sido arreglada con Photoshop.

Por qué las dietas no funcionan? Porque nos han acostumbrado a que son soluciones de corto plazo a un problema de largo plazo, porque pensamos que con dejar de comer, dejar de consumir calorías (del tipo que sea) nos va a ayudar a perder peso y realmente es todo lo contrario.

En mi práctica me he topado con que el 90% de las personas me preguntan, pero este sistema tiene rebote? Claro! Estamos acostumbrados a dietas de choque, que nos dicen qué comer (desnutrición) y un tiempo después la dieta se termina (las dietas tienen una connotación errónea, que tienen un principio y un final. Cuando la dieta es para toda la vida). Un buen sistema de control de peso, no solo es para toda la vida, sino que no tiene por qué tener rebote.

Cuando hay una dieta de choque, donde se maneja un cierto tipo de desnutrición, deshidratación o eliminación de grupos de alimentos, claro que pierdes peso… pierdes agua y pierdes músculo. Pero NO pierdes grasa. Un cuerpo con mayor porcentaje de grasa en lugar de músculo, es un cuerpo débil incapaz de quemar calorías. Los músculos son una maquinaria perfecta de quema de calorías… pero si no tenemos músculo, sólo nos queda almacenar lo que comemos como grasa.

Hay 9 aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de pensar en una pérdida de peso permanente:

  • Calorías
  • Insulina
  • Hormonas del estrés
  • Hormonas (estrógenos, progesterona, testosterona)
  • Hígado
  • Bacterias en nuestro intestino
  • Tiroides
  • Alcalinidad
  • Emociones
  • Emociones

Calorías

Las calorías claro que son importantes, miden la cantidad de energía que estamos consumiendo. Y la comida se diseñó para proveernos de energía. Pero debemos tener en cuenta que hay alimentos que aunque digan que tienen menos calorías, engordan más que aquellos alimentos que tienen mas calorías pero que no engordan. Por ejemplo, una rebanada de pan “light” con queso, tal vez tenga menos calorías que una taza de nueces, pero créanme la rebanada de pan tiene un efecto desastroso en nuestra insulina y en nuestras endorfinas, que nos llevan a no tener una pérdida de peso sostenida. Las calorías, así como los carbohidratos no son malos, depende del tipo y de la cantidad. Es cuestión de informarse. Si la comida (por medio de las calorías) fue diseñada para darnos energía y no para agotarnos, recomiendo poner atención a qué alimentos les produce agotamiento, ese es un buen punto de partida.

Por eso las dietas no funcionan, porque una dieta baja en calorías no necesariamente sea una dieta que realmente nutra y que ayude al control de peso y mucho menos a la quema de grasa. Además del efecto adictivo de los alimentos donde entra a jugar la tan juzgada fuerza de voluntad para que una persona sea capaz de permanecer en una dieta.

Insulina

La insulina es una hormona intrínsecamente ligada a la quema de grasa o a su acumulación. La insulina es un tipo de hormona del crecimiento, por lo que tiene la capacidad de almacenar grasa. Producimos insulina cuando comemos, los carbohidratos necesitan más insulina, mientras que las proteínas necesitan poca insulina. Cuando hay poca o normal producción de insulina, se produce otra hormona llamada glucagón, que hace lo contrario a la insulina… libera grasa. Esta es la razón por la cual hay personas que comen mucho y por mas que coman no engordan (en la mayoría de los casos es porque producen menos insulina).

Ahora, Muy importante consumir carbohidratos! Son vitales para el buen funcionamiento del cerebro, los riñones, los glóbulos rojos. Entonces, cómo podemos optimizar el consumo de carbohidratos y aún así eliminar grasa? La respuesta es B.I.G, bajo índice glicémico. Cuando nos alimentamos de harinas, azúcares procesados, y alimentos muy procesados, estos en su mayoría son de alto índice glicémico. No importa que el alimento diga en su etiqueta que el Light!, estos alimentos disparan rápidamente los niveles de azúcar en sangre y el cuerpo reacciona produciendo insulina, produce de más porque se siente ahogado. Con mucha insulina, esta retira todo el azúcar del torrente sanguíneo en poco tiempo dejando al cuerpo con bajos niveles de azúcar en sangre. Esto se conoce como hipoglicemia. Este estado es también peligroso para el cuerpo, por lo tanto se manda una señal de que se necesita mas azúcar, eso lo conocemos como antojo. Estamos en una montaña rusa, sube y baja de niveles de azúcar en sangre mientras nuestro cuerpo lucha por un balance que no le damos. El antojo se traduce en galletas, panes, chocolates, Coca-­‐Cola. Alimentos que nuestro cuerpo sabe instintivamente que disparan rápidamente niveles de azúcar en sangre. Constantemente el cuerpo lo sometemos a estos estados de emergencia y va creando mas mecanismos de defensas como la resistencia a la insulina. El cuerpo prefiere no andar en estos apuros y mejor que toda el azúcar que comamos (así sea de frutas y vegetales) los convirtamos en grasa y nos dejemos de problemas. Esa resistencia a nuestra propia insulina es el precursor de una diabetes tipo 2 (enfermedad epidémica en México y en el mundo. No hay sistema de salud social que pueda aguantar esta epidemia)

Lo que debemos hacer es llevar un estilo de vida saludable donde nuestra alimentación se base en alimentos de bajo índice glicémico para no entrar en este círculo vicioso. Es decir que si comemos con bajo índice glicémico, no disparamos niveles de azúcar en sangre, nuestro cuerpo no tiene que producir tanta insulina, no caen nuestros niveles de azúcar en sangre drásticamente, eliminamos esa sensación de antojo.. ah! Y además podemos producir glucagón para liberar la grasa que no necesitamos. Todo un círculo virtuoso.

Por esta razón las dietas tampoco funcionan, porque si tienes una resistencia a la insulina (casi todos lo tenemos por el tipo de alimentos que consumimos), por mas ejercicio que hagas y por mas que cuides tu ingesta calórica, muchos de los carbohidratos los conviertes en grasa debido a ese desbalance hormonal.

Hormonas del Estrés

Nuestras glándulas adrenales son una verdadera bendición cuando funcionan de manera equilibrada, ya que son un regalo energético para todos. Estas glándulas producen dos hormonas importantes, adrenalina y cortisol.

La adrenalina se diseñó para que podamos escapar del peligro, cuando esta se activa, el flujo sanguíneo abundante que está típicamente en nuestro sistema digestivo, se divierte hacia nuestras extremidades para ayudarnos a escapar! Y además, la adrenalina le pide al hígado y a los músculos que liberen glicógeno (una forma de glucosa) para nuestro torrente sanguíneo y así tener la gasolina para acelerar. El problema es que en el mundo moderno existen situaciones (estrés) y sustancias que tomamos que disparan esta adrenalina, pero no salimos corriendo como si un toro nos persiguiera. Al disparase la adrenalina por el estrés o la cafeína, estamos sentados en nuestro escritorio trabajando, entonces el cuerpo debe producir insulina para poder lidiar con el azúcar que llegó al torrente sanguíneo gracias a la adrenalina. Desde el punto de vista hormonal las bebidas con cafeína, así no tengan calorías nos pueden estar engordando, porque ayudan a disparar los niveles de azúcar en sangre como si nos estuviéramos comiendo una rebanada de pastel.

El cortisol es otra hormona de estrés pero de largo plazo. El cortisol puede ser nuestro amigo o nuestro peor enemigo. El cortisol tiene efectos anti-­‐inflamatorios, además niveles óptimos de cortisol te ayudan a continuamente perder grasa para ser utilizada como energía y a mantener estables los niveles de azúcar en sangre. El cortisol además es común que se eleve en las mañanas, ya que es la hormona que nos ayuda a saltar fuera de la cama llenos de energía y vitalidad.

Cuando los niveles de cortisol se elevan, el estrés eleva los niveles de cortisol, se presenta una amenaza de síndrome metabólico: presión elevada, colesterol elevado y resistencia a al insulina. Por qué se eleva el cortisol? Antiguamente el estrés de largo plazo se debía a inundaciones, guerras, etc. El cuerpo se preparaba para cuando la comida escaseara. Hoy en día el estrés viene de por problemas financieros, en el trabajo, con la pareja o por lo frustrados que nos sentimos por no alcanzar a cocinar o a hacer ejercicio. El cortisol se produce con todo este estrés y el cuerpo en su afán de supervivencia instintivamente sabe que va a tener mayor oportunidad de sobrevivir si almacena grasa. Entonces es un círculo vicioso. Si el cortisol le dice a cada célula de tu cuerpo que haga reservas de grasa y tu continúas con la misma dieta y los mismo hábitos de ejercicio, la ropa comenzará a sentirse apretada, haciendo imposible resolver el problema de peso sin antes resolver esta situación.

Por esto las dietas no funcionan, si el estrés está presente en nuestras vidas, y no trabajamos en eso, la adrenalina y el cortisol nos van a impedir poder bajar de peso. Parte del estrés de una persona cuando está a dieta es su fuerza de voluntad, si come algo que no debe se autocastiga, piensa que ya echó todo a perder, ese estrés va a causar un círculo vicioso.

Estrógenos, Progesterona

Esta área como todas tiene mucho de qué hablar, pero en resumen, un desbalance entre estrógenos y progesterona afecta a las mujeres para perder peso, eliminar grasa en esos lugares indebidos (la acumulación de grasa en la cintura es por la insulina, la acumulación de grasa en la cadera es por un descontrol de estas hormonas). También afecta a las mujeres en cuestiones de fertilidad.

Un desbalance en estas hormonas se produce por la comida que ingerimos y por los niveles de estrés principalmente. Exceso de estrógenos también generan retención de líquidos. Y esto crea un estrés tremendo en las mujeres porque piensan que están engordando. Hay que recordar que es físicamente imposible ganar 2 kilos de grasa en un día, la única causa posible es retención de líquidos. Sin la cantidad correcta de progesterona, nuestro cuerpo comenzará a quemar azúcar, lo que hace que elimines músculo para energía, en lugar de estar eliminando grasa. Ser dominante en estrógenos, te puede hacer engordar, acumular grasa y afecta tu habilidad de procrear.

El estrés disminuye los niveles de estrógenos, ya que cuando hay estrés el cuerpo tiene la instrucción de que tu vida está en peligro. Si tu vida está en peligro y tal vez ya no haya mas comida en el mundo, lo último que quiere el cuerpo es que haya una concepción (mecanismo protector) entonces cierran toda producción de progesterona. Y te quedas solo con estrógenos y cortisol que activan el almacenamiento de grasa, mientras que perdiste el balance hormonal que te ayuda a la quema de grasa y a la no retención de fluidos.

Por esto las dietas no funcionan, porque si la mujer está sometida a fuertes niveles de estrés o tiene un exceso de estrógenos debido a medicamentos o mala alimentación, por mas programas de alimentación que tenga con baja ingesta de calorías y mucho ejercicio, no va a lograr bajar de peso. Y más aún, se puede sentir frustrada y tener un rebote inmediato.

Hígado

Cuando se trata de quemar grasa, el hígado tiene el papel protagónico, junto con la vesícula, trabaja sin parar para excretar sustancias grasas, incluyendo grasa almacenada en el cuerpo.

La mejor manera de entender cómo funciona nuestro hígado es imaginarlo como un triángulo conformado por billones de pequeños círculos. Cada círculo es como una rueda de ratón donde hay un pequeño ratón corriendo en la rueda constantemente. La sume de todos estos ratones son los que mantienen nuestro metabolismo andando. Pero cuando no tratamos bien a nuestro hígado (hábitos insanos, comida, alcohol, cigarro, etc.) los círculos van muriendo. Claro que el hígado los puede regenerar, pero después de un tiempo, esto ya no sucede mas, y un glóbulo e grasa toma residencia donde antes hubo un ratón activo corriendo. Esta condición se conoce hoy en día como hígado graso. Esta condición es fácil de detectar porque genera una acumulación de grasa, en mujeres justo debajo del sostén y en los hombres debajo de los músculos pectorales.

En la vida diaria exponemos a nuestro hígado a sustancias que lo recargan: alcohol, cafeína, grasas trans, azúcares o endulzantes, sustancias sintéticas (pesticidas y productos para el cuidado de la piel), entre otros. Todos estos agentes impiden que nuestro hígado trabaje sus procesos de desintoxicación de manera adecuada. Pero no son sólo las sustancias que ponemos en nuestro cuerpo las que afectan al hígado. Hay sustancias que nuestro cuerpo produce que deben ser transformados por el hígado de tal manera que puedan ser expulsados; sustancias como colesterol, estrógeno, entre otros.

Si nuestro hígado no funciona bien, no solo no puede limpiar al cuerpo de agentes exógenos, sino que tampoco puede lidiar con agentes endógenos, llevando así a reciclar estas sustancias (ej. Colesterol) y ahí es donde los problemas de salud comienzan a suceder. Hablar de colesterol es un tema muy interesante además de controversial, ya que al parecer la única solución para contrarrestar el colesterol alto es con medicina para bajar el colesterol, cuando debemos ayudar a desintoxicar el hígado y a combatir radicales libres para impedir la acumulación de colesterol LDL (malo) en los vasos sanguíneos.

Nota: Algunas medicinas para bajar el colesterol como las estatinas, pueden disminuir la producción de testosterona. Niveles bajos de testosterona incrementan el riesgo de enfermedades del corazón. Se recomienda elegir alternativas naturales para la reducción del colesterol como el omega 3, el ajo, o la coenzima Q10.

Las dietas no funcionan porque no tienen en cuenta que incluso el uso de alimentos contaminados con pesticidas, los productos para el cuidado de la piel, y otros hábitos de salud, pueden estar impidiendo la óptima función de nuestro hígado, impidiendo a su vez una quema óptima de grasa.

Bacterias en Nuestro Intestino

Solo para abrir boca, existe una conexión directa entre en tipo de bacterias que viven en nuestro intestino con cómo absorbemos las calorías. Existen estudios que demuestran que si tenemos cierto tipo de bacterias del tipo Firmicutes (streptococos) podemos presentar obesidad o comenzar a ganar mas peso en poco tiempo. Estudios han demostrado que personas que de manera dominante presentan otro tipo de bacterias del tipo Bacteroidetes, son personas delgadas con capacidad de consumir mayor cantidad de calorías.

Controlar nuestra flora intestinal y llenarla de bacterias buena o amigables es clave para el control de peso. Cómo? Someterse a un proceso de desintoxicación, llevar un plan alimenticio como el hombre de las cavernas (muchos vegetales, nueces, frutas, poca carne y lácteos), evitar azúcares y harinas refinadas y restablecer la flora intestinal con pro bióticos. Ayudar a la buena digestión con enzimas digestivas, ya sea de los alimentos o a través de un suplemento es también excelente opción.

Las dietas no funcionan porque aún cuando sometas a una persona a un programa de control calórico o dieta que elimine algún grupo de alimentos, si esta persona presenta bacterias no deseables en su intestino, esta persona va a tener problemas a la hora de perder peso.

La Tiroides

Esta glándula juega un papel clave en el buen funcionamiento del metabolismo así como la buena regulación de la temperatura.

Infecciones, un pobre función hepática, deficiencias en yodo y selenio (la mayoría de las personas en el mundo occidental tienen deficiencia de estos minerales porque simplemente no se encuentran en el suelo), son factores que influyen en una función de la tiroides alterada.

Una tiroides poco activa se llama hipotiroidismo.

Para ayudar a esta condición es importante controlar infecciones (Epstein-­‐bar o mononucleosis) ayudar a un buen funcionamiento del hígado, controlar deficiencias en minerales (selenio, yodo y hierro) puedes obtener estos de alimentos o de suplementos, solo que hay que revisar y analizar las cantidades de hierro en un suplemento, porque una sobrecarga de este mineral no es bueno.

Por otro lado eliminar por un periodo de tiempo todos los granos, los lácteos, café y analizar si existe un desbalance en estrógenos y en las hormonas del estrés.

Las dietas no funcionan porque si una persona presenta un desbalance en sus función de la tiroides o hipotiroidismo ya detectado, perder peso bajo esta condición sin antes tomar acción para controlarlo es prácticamente imposible.

Alcalinidad

Mantener el PH de nuestro cuerpo alcalino es vital, no sólo para una óptima quema de grasa, pero para salud sobresaliente, energía y vitalidad.

La dieta occidental es típicamente baja en comida alcalina y alta en comida que después del proceso digestivo lleva a tu cuerpo a un ambiente mucho mas alcalino; específicamente alcohol, café y comidas procesadas.

Las dietas no funcionan porque cuando nos permiten tomar alimentos procesados (aún cuando sean light), alcohol o café y estos acidifican nuestro cuerpo, las células como mecanismo de defensa de dañarse con el ácido, se protegen creando una capa aislante de grasa, impidiendo así la óptima eliminación de grasa.

Combinar alimentos también ayuda o perjudica la alcalinidad, reglas de comportamiento:

  • Proteína animal combinarla con solo vegetales, no con alimentos con almidones como las papas, el arroz, las leguminosas.
  • Si quieres comer arroz, que sea con vegetales y/o leguminosas
  • Nueces y semillas combinarlas con comidas de tipo vegetarianas y no con proteínas animales.
  • Comer frutas sólo en ayunas.
  • Emociones

Algunos alimentos tienen efectos adictivos (beta-­‐casomorfina o glúteo-­‐morfina) estas sustancias provenientes de las proteínas caseína (de los lácteos) y gluten (del trigo, etc.) Estas sustancias tienen un efecto opiode en nuestro cerebro y contribuyen a que nos sintamos bien, tal como funcionan las endorfinas. El poder que la comida puede tener sobre las personas, es como una adicción (no puedes para de comer queso!). Mas aún si la persona ha tenido hábitos alimenticios poco saludables y presenta intestino permeable, estas sustancia se cuelan en el torrente sanguíneo y en el cerebro más rápidamente. El poder que la comida puede ejercer en un individuo es como una adicción. Su conexión con la comida, su necesidad de comerla, es comúnmente emocional a través de este mecanismo opioide.

Hay que analizar lo que la comida significa para las personas, qué efectos placenteros ejerce sobre el individuo y ayudarle a contrarrestarlo con otros mecanismos a parte de un buen plan de alimentación.

Las dietas no funcionan porque en muchos casos pretenden al individuo como un cuerpo inerte capaz de soportar o no cierta ingesta calórica. La medicina funcional se dedica a ver al individua como un ser con emociones, pasado, creencias y paradigmas, un ser con o sin altos niveles de estrés, un ser que reconoce en la comida una manera de escapar a los problemas. Una vez vemos al individuo y analizamos el rompecabezas de su vida incluyendo estos 9 puntos, entonces tendremos una pérdida de peso sustentable y para toda la vida.

Elaborado por Catalina Aristizábal
Fuentes de información:
Accidentally Overweight, Weaver Libby, M.D. Little Green Frog Publishing Ltd. USA 2011 The Hormone Diet, Turner Natasha, N.D. Rodale Books Inc. USA 2009
Todos los derechos reservados.

Fuente

www.saludvital11.com

Acerca de empowerheal

Herbalife una compañía de nutrición a nivel global que ha ayudado a muchas personas a seguir vidas activas y saludables desde 1980. Nuestros productos están disponibles exclusivamente por medio de más de 2.5 millones de Distribuidores independientes en más de 80 países.
Esta entrada fue publicada en Artículos de Salud, Nutrición Interna, Reto al control de peso y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s