Más salud cardiovascular con menos azúcar

Les hago llegar este artículo que hace referencia a: Una ingesta elevada de azúcar está asociada con un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular

  • Por MONTSE ARBOIX
  • 26 de febrero de 2014
Email meneame.net tuenti.com
Imagen: Or Hiltch

Ingerir azúcar en exceso se asocia con un mayor riesgo de obesidad, un incremento de la tensión arterial, del colesterol y de la resistencia a la insulina, según señala la American Heart Association. No obstante, ahora un nuevo estudio publicado va más allá y muestra la relación significativa que hay entre el consumo de azúcar añadido en la alimentación y el mayor riesgo de fallecer a causa de una enfermedad cardiovascular. En este artículo se explica por qué el exceso de azúcar es perjudicial para la salud del corazón y qué medidas se deben tomar para limitar su consumo.

La salud del corazón

El estudio “Added Sugar Intake and Cardiovascular Diseases Mortality Among US Adults” (Alta ingesta de azúcar y enfermedades cardiovasculares. La mortalidad entre adultos norteamericanos), realizado por investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta (EE.UU.), ha analizado la evolución a lo largo de 15 años (entre 2005 y 2010) del consumo de azúcar añadido al total de las calorías diarias en la dieta, y su estrecha relación con la mortalidad por enfermedad cardiovascular.

Con este trabajo, publicado en fechas recientes en el Journal of the American Medical Association (JAMA), se han podido conocer algunos datos alarmantes: la mayoría de adultos (71,4%) consumió el 10% o más de sus calorías totales en forma de azúcares añadidos, y para cerca del 10% de la población examinada, estos nutrientes suponían el 25% o más del total de calorías de su dieta.

Incluir una cantidad excesiva de azúcares en la dieta diaria supone un peligro para la salud

Al analizar la asociación de la ingesta de azúcar añadido con la enfermedad cardiovascular hallaron que, en la población estudiada, el riesgo de fallecer aumentaba un 18% comparado con quienes seguían una dieta con poca cantidad o ninguna de azúcar añadido. Este riesgo se incrementaba hasta un 38% para aquellos cuya dieta los incluían entre un 17% y el 21%, y cerca del 80% para quienes las calorías de los azúcares componían más del 21% del total en su dieta diaria. Por eso parece ser que, a partir de ahora y a tenor de los resultados, habrá que tenerlo muy en cuenta en la prevención de las patologías cardiovasculares.

Corazón sin azúcar

A pesar de que los hidratos de carbono son básicos de una alimentación equilibrada, no todos son iguales. Según su estructura química, se pueden distinguir los hidratos de carbono complejos (como el almidón) de los hidratos de carbono sencillos (o azúcares). Los primeros son de absorción lenta y se encuentran en el pan, la pasta, las legumbres, el arroz y los cereales, entre otros.

Los simples son los responsables del sabor dulce de los alimentos. Entre estos están el azúcar, la fructosa, el concentrado de jugo de fruta, la miel, la maltosa o la melaza. La diferencia estriba en que estos azúcares son de absorción rápida, por lo que provocan que el organismo secrete insulina con rapidez. Esta respuesta modula, a su vez, otros procesos fisiológicos que favorecen la acumulación de grasa.

Pero además de encontrarse de manera natural en frutas, vegetales, leche y derivados, también están de forma oculta en productos industriales, como mermeladas, golosinas y cereales, donde contribuyen a aumentar el aporte calórico con un bajo valor nutritivo. No obstante, si se utilizan en el procesamiento de alimentos debe notificarlo la etiqueta.

Ninguno de estos azúcares sencillos es necesario en una dieta, ya que solo proporcionan energía y pocos nutrientes, así que pueden excluirse de ella. Además, una ingesta excesiva supone un peligro para la salud, como demuestran muchos estudios, entre ellos el publicado en el JAMA. Sin embargo, a pesar de su importancia, no hay un consenso sobre cuáles son los niveles máximos deseables. Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda menos del 10% del total de calorías ingeridas y la American Heart Association restringe a menos de 100 calorías al día para las mujeres y 150 para los hombres la cantidad de azúcar añadido.

Cuidado con el azúcar añadido

Pero, ¿dónde se esconde el azúcar? Los denominados azúcares ocultos se pueden encontrar en alimentos procesados, elaborados industrialmente o precocinados. “Son alimentos a los que se les añade azúcar durante el proceso de elaboración, tales como salsas de tomate, galletas, helados, cereales del desayuno, bollería industrial, chocolates, conservas (en este caso se utiliza como conservante), refrescos, snacks y embutido, entre muchos otros”, relata Anna Pla, dietista-nutricionista y coach nutricional, del Centro Multidisciplinar Baobab, en Sant Celoni (Barcelona).

No obstante, no se puede afirmar que los productos “sin azúcares añadidos” o “con bajo contenido de azúcar” sean saludables. Muchos pueden contener grasas y, por tanto, un elevado contenido energético, y de la misma manera, ingredientes edulcorantes artificiales, potenciadores del sabor, colorantes, conservantes, etc.

Para esta especialista, aunque las declaraciones nutricionales de los alimentos envasados cumplen con la legalidad, un buen consejo es escoger preferiblemente alimentos frescos y lo menos manipulados posible, además de leer con atención el etiquetado. “Además, el azúcar puede denominarse de distintas maneras ‘maltosa, glucosa, sacarosa, fructosa, dextrosa, miel, jarabe (de malta, de azúcar de caña), melazas, etc.’ Estar bien informados es fundamental para comprar de manera racional y saludable”, detalla Pla.

Consejos prácticos para cuidar el corazón

Para limitar los azúcares de la dieta y cuidar la salud del corazón, la dietista-nutricionista Anna Pla aporta cinco consejos prácticos:

  1. Evitar al máximo alimentos procesados o elaborados.
  2. Potenciar la ingesta de alimentos frescos y de temporada.
  3. Disminuir la cantidad de azúcar “de mesa” que se añade a la comida.
  4. Reducir el consumo de refrescos y zumos comerciales.
  5. Elaborar los alimentos en casa: así se conocen los ingredientes y se tiene más conciencia de la cantidad que se ha utilizado.

Artículo de Eroski Consumer

Acerca de empowerheal

Herbalife una compañía de nutrición a nivel global que ha ayudado a muchas personas a seguir vidas activas y saludables desde 1980. Nuestros productos están disponibles exclusivamente por medio de más de 2.5 millones de Distribuidores independientes en más de 80 países.
Esta entrada fue publicada en Artículos de Salud, Información, Reto al control de peso y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s