Adiós al vientre hinchado: siete alimentos indispensables

Hay alimentos que favorecen las digestiones y ayudan a reducir la sensación de hinchazón, los gases y el estreñimiento

  • Por MAITE ZUDAIRE
  • 1 de agosto de 2013

 – -Desayunos copiosos, comidas desordenadas, picoteo diario en la piscina o en la playa, los helados, los refrescos, la bolsa de patatas fritas… son ejemplos de malas prácticas alimentarias, muy comunes en los meses veraniegos. Estos excesos se reflejan pronto, a las pocas horas, en molestias digestivas como dispepsia, hinchazón abdominal, incómodos gases o estreñimiento. Al padecerlas, es fácil asociar el malestar a que se ha comido más de la cuenta, o que se han escogido alimentos demasiado grasientos, azucarados o flatulentos. Aunque en gran medida estos malos hábitos dietéticos influyen, también cabe considerar aquello que no se ha comido. Por ejemplo, determinados alimentos que pueden ayudar a reducir todas estas molestias. A continuación se recopilan siete de ellos.

 

Tripa hinchada: siete alimentos para combatirla

La hinchazón abdominal, la presencia de gases después de comer (aún con comidas livianas) y la pesadez estomacal son síntomas que denotan, en muchos casos, una mala selección dietética. Consumir alimentos saludables es un refuerzo muy positivo en caso de dificultades digestivas. A continuación se reseñan siete de estos alimentos que podrían ayudarte a mejorar la calidad de tus digestiones.

  1. Fruta fresca, tu gran aliada. La fruta fresca resulta digestiva, ya que su fibra se acompaña de una gran cantidad de agua, y su contenido en grasas es muy bajo aunque siempre se ha de observar la tolerancia individual. En caso de digestivo delicado, se aconseja no abusar de ninguna variedad de fruta en concreto, e intentar no consumir las mismas variedades en días consecutivos, con el fin de identificar con más facilidad si alguna fruta sienta peor que otra. Se propone alternar entre las que más gusten, según la temporada: una buena tajada de sandía o de melón, tres albaricoques, un melocotón o una pavía, una manzana lustrosa, una pera de temporada, un puñado de cerezas…
  2. Ensalada de entrante. El color y la variedad de hortalizas es la mejor seña de identidad de una ensalada nutritiva y saludable. Las ensaladas que combinan con frutas como la piña o la papaya, son también un buen comienzo para favorecer la digestión. En las cenas, debido a que luego nos acostaremos, debemos estar más alerta a la respuesta de nuestro estómago, aunque basta comprobar las sensaciones que se tiene a nivel digestivo tras cenar la ensalada. Esta última comida del día se puede comenzar con una ensalada pequeña que lleve endibias, canónigos, germinados y semillas; una sopa vegetal o una crema.
  3. Germinados: de soja, alfalfa, lentejas… Son alimentos muy saludables, cargados de vitaminas y minerales y pobres en grasas. Resultan idelaes en ensaladas, gazpachos o sopas y cremas frías, o añadidos al final de la cocción a los platos calientes, como una sopa de germinados, una sopa de arroz o una tortilla.
  4. Miso. Es una pasta de soja fermentada con sal marina. Se suele utilizar para sustituir a las pastillas de caldo, aunque no se debe olvidar que su contenido en sal también es notable. En estos casos, el miso se debe diluir en el líquido o el plato caliente, al final de la cocción, sin dejar que hierva, aunque cocinándolo unos minutos. Se calcula una cucharadita de café por taza de sopa. Es aconsejable que el miso sea pasteurizado y biológico.
  5. “Chucrut” o col fermentada como acompañamiento de las barbacoas veraniegas de carnes y pescados, de los asados o de los contundentes estofados de carne. Su fibra dietética, gracias al proceso de fermentación, es más digestiva. El chucrut también congenia con ensaladas a las que aporta el contrapunto ácido. Para eliminar el marcado sabor ácido y el exceso de sal que pudiera concentrar, basta con aclarar el chucrut con agua antes de servirlo.
  6. Melaza en lugar de azúcar. Las mieles o melazas de cereales (arroz, cebada, maíz, etc.) se elaboran a partir de los cereales integrales por fermentación. La fermentación de un alimento mejora su digestibilidad y su valor nutritivo, ya que los microorganismos responsables del proceso (como las levaduras o los mohos) transforman los compuestos complejos -tales como hidratos de carbono o glúcidos, proteínas y grasas- en azúcares sencillos, aminoácidos y ácidos grasos libres de manera respectiva, más fáciles de asimilar. No hay que obviar que las melazas son alimentos concentrados en azúcares rápidos por lo que se deben consumir con moderación, y su ingesta está restringida en determinadas enfermedades, como la diabetes o la hipertrigliceridemia.
  7. Chufas y horchata. Una horchata fría puede ser un tentempié a tener en cuenta en sustitución de la leche en personas con intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína láctea, debido a su ausencia de lactosa y caseína (presentes en la leche de vaca). La elaboración casera es muy simple, y prescindir del azúcar añadido o usar lo mínimo es la receta más recomendable.

Excelente artículo de Eroski Consumer

Bienestar y Salud

Acerca de empowerheal

Herbalife una compañía de nutrición a nivel global que ha ayudado a muchas personas a seguir vidas activas y saludables desde 1980. Nuestros productos están disponibles exclusivamente por medio de más de 2.5 millones de Distribuidores independientes en más de 80 países.
Esta entrada fue publicada en Artículos de Salud, Reto al control de peso y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s